Construcción del marco referencial.


El marco del proyecto.

Estas dos cuestiones, el marco teórico y la revisión bibliográfica - aparentemente independientes - están sin embargo íntimamente relacionadas y por ello las presentamos bajo un mismo título. Sucede que, como ya hemos dicho, todo estudio o investigación está enmarcado en un dado contexto (conceptual, académico, administrativo, tecnológico, etc.) En particular, el contexto conceptual, también conocido como "marco teórico", se construye en base a la información obtenida tras la búsqueda, ubicación y consulta bibliográfica correspondiente.

La debida formulación del marco teórico, verdadero sustento teórico del estudio, orienta sobre la forma en que podremos encarar el estudio, a partir de la consulta de los antecedentes de cómo ha sido tratado este tipo de problema en otros estudios, qué tipo de información de recolectó, qué diseños se emplearon, etc. También permite centrar el trabajo del estudio evitando desviaciones del planteo original, facilita la elaboración de hipótesis o afirmaciones que luego deberán ser validadas y provee un marco de referencia para interpretar posteriormente los resultados del estudio o investigación.

Un buen ejemplo de este planteamiento es el presente apunte. Su autor ha adoptado como "marco teórico", la convicción (que en el fondo no es otra cosa que una hipótesis) de que a los alumnos, en la actualidad, mas que prescripciones fijas o "recetas" de rellenado de formularios de proyectos, les resultarán mas provechosas orientaciones metodológicas, métodos de pensar constructivamente, elaboración de estrategias propias, tareas que debemos reconocer son realmente mas complejas (y difusas) que las recetas, pero que el autor estima que aportan a la construcción de una personalidad profesional acorde con los desafíos intelectuales y éticos del próximo siglo.

Un inevitable paso previo a la elaboración del marco teórico es la búsqueda y revisión bibliográfica. Con las modernas bibliotecas y los actuales recursos informáticos, esta tarea se ha tornado un tanto difícil. Un ejemplo de esta complejidad lo da el hecho siguiente: si escribimos la palabra "Forestación" (o "Forestry", en inglés) en Internet, aparecerán no menos de 5,000 referencias. Si a esto le sumamos las varias decenas de libros y artículos o comunicaciones científicas ("papers") que sobre el tema hay en la biblioteca de la Facultad, se hará necesario encarar esta tarea en una forma adecuada para ahorrar esfuerzos y tiempo.

Se distinguen dos tipos fundamentales de fuentes de información:

  1. Fuentes primarias (o directas): son los datos obtenidos "de primera mano", por el propio investigador o, en el caso de búsqueda bibliográfica, por artículos científicos, monografías, tesis, libros o artículos de revistas especializadas originales, no interpretados.
  2. Fuentes secundarias: consisten en resúmenes, compilaciones o listados de referencias, preparados en base a fuentes primarias. Es información ya procesada.

Para quienes se inician en la actividad investigativa, se recomienda comenzar por la búsqueda en fuentes secundarias, ya que intentar recurrir a fuentes primarias de entrada sin estar familiarizado con la localización de las mismas es una tarea riesgosa por consumir mucho tiempo. Los pasos correctos serían: primero, consultar a expertos, seguidamente recurrir a fuentes secundarias y recién después acudir a fuentes primarias.

En este punto debemos hacer un corto recorrido por la noción de teoría, eje conceptual de todo marco teórico. De las numerosas definiciones que aparecen en diccionarios y libros de metodología de la ciencia hemos seleccionamos dos, las que expresan que : a) teoría es un sistema de hipótesis estructurado, no en forma de un cuerpo de conocimientos, sino como un sistema de conjeturas que debe permitir, por su formulación y por su articulación con la realidad, una posibilidad de falsarla y b) una teoría en un conjunto de construcciones conceptuales, definiciones y proposiciones relacionadas entre sí, que presentan un punto de vista sistemático de fenómenos especificando relaciones entre variables, con el objeto de explicar y predecir nuevos fenómenos. Estas definiciones, con ser ligeramente diferentes, se acercan bastante a lo que se considera como "teoría" en los medios científicos modernos.

La consulta de la bibliografía (fuente primaria) debe estar orientada por el problema concreto que hemos elegido; con frecuencia encontraremos citas o textos que aparentemente son útiles, pero a poco descubrimos que no están enfocados desde el punto de vista previamente establecido por el alumno autor del proyecto. En otras palabras, se trata de un texto que "está fuera de contexto".

Una manera rápida de detectar la utilidad o no de un libro o artículo es consultando previamente el índice temático o analítico en el primero y el resumen en el segundo caso. En ciertos temas hay que tener sumo cuidado con obras extranjeras ya que el enfoque o los presupuestos teóricos pueden haber sido desarrollados para otros contextos (por ejemplo, las obras de economía para los países desarrollados, de economías "postindustriales" o también conocidos como países del "primer mundo").

De cada obra consultada en la que se ubique información útil, debe anotarse ordenadamente el autor, la ubicación de la obra y otros datos de referencia para ubicar el texto rápidamente y evitar nuevas búsquedas. También se pueden fotocopiar las páginas útiles y armar una carpeta de antecedentes bibliográficos. Algunos autores llaman a esta tarea "fichado" del libro.

Como ya dijimos, la adopción de una "teoría marco" presenta varias ventajas : explicará por qué, cómo y cuándo ocurre un fenómeno, proceso o hecho bajo estudio y facilita el ordenamiento y la sistematización de los conocimientos sobre el fenómeno o hecho estudiado. Finalmente, si la teoría es acertada, permitirá la predicción de futuros acontecimientos similares al estudiado, bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, si las autoridades de una Facultad logran elaborar una teoría acertada sobre las causas (por qué, cómo y cuándo) de la alta deserción de alumnos en los primeros años de la carrera y, ordenando y sistematizando los conocimientos sobre el fenómeno, toman las adecuadas medidas correctivas, se podrá prever que la deserción disminuirá. En caso contrario, si la deserción se mantiene elevada (o peor aún, aumenta), la teoría habrá sido falsada por la propia experiencia, demostrando su ineficacia.

Cuando de la revisión bibliográfica surge la existencia de una teoría suficientemente desarrollada y probada acerca de la cuestión elegida como tema para el proyecto, teoría que describe, explica y predice fenómenos del mismo tipo que aquel que el proyecto se propone estudiar, podemos adoptar dicha teoría, en consecuencia, como "marco teórico", del proyecto.

Si hubiera mas de una teoría, ya sea que expliquen hechos semejantes o bien que dichas teorías se contradigan, se puede adoptar como "marco conceptual" una zona común a varias teorías o también negándolas y adoptando, sobre el tema elegido, una posición "teórica" - valga el término - diferente a todas ellas.

Si, finalmente, sólo se detectan las llamadas "generalizaciones empíricas", que son proposiciones que han sido verificadas en la mayoría de los estudios o experimentaciones hechas, el autor del proyecto no tendrá otro camino que construir un "marco de referencia" en base a los resultados y experiencias y sus resultados identificados.

Debemos aclarar que no sólo se puede estudiar un fenómeno de la naturaleza (como sería, por ejemplo, la influencia de la humedad de la madera en la propagación de un dado hongo) sino también los propios métodos de observación (por ejemplo, frecuencia de observación y registro en un estudio del proceso de crecimiento de un vegetal) y también son pasibles de ser estudiados los procesos analíticos de análisis e interpretación de datos obtenidos en una serie de observaciones (por ejemplo, qué validez tiene una hipótesis de interpretación de un dado proceso genético).

En pocas palabras : cualquier fenómeno de la naturaleza o de la actividad humana puede ser objeto de estudio, observación e investigación, con el único requisito de ajustar este trabajo a una dada metodología, convalidada por la comunidad científica, como requisito para ser considerada una investigación científica. Uno de los principales componentes de la metodología científica moderna es la validación experimental, que algunos también denominan "el principio irrestricto de la experiencia personal". En palabras de un polémico especialista, Karl Popper, una "verdad, teoría o ley científica" se mantiene como tal, mientras las sucesivas experiencias la continúen corroborando.

Redacción del proyecto.

Una exigente etapa del todo proyecto es la formulación escrita del mismo. El estilo, la ortografía, la sintaxis, los giros lingüísticos, el uso de citas o de metáforas revelarán la personalidad de cada autor, su trayectoria y su experiencia en materia de redacción así como de sus lecturas anteriores.

Hay decenas de recomendaciones para esta crucial fase del proyecto que podemos hacer; pero de acuerdo a la línea metodológica de este apunte, preferimos referirnos a la organización de los contenidos de tres fases del texto: la Proposición, la Demostración y las Conclusiones, compartiendo la propuesta del Prof. Huáscar Taborga.

La proposición es la parte del texto en que se enuncia la hipótesis rectora del estudio, lo que será comprendido en él, el objetivo, los límites del estudio y el método y las técnicas empleadas. Todo su contenido tiene la finalidad de hacer comprender al lector el problema tratado y desarrollado en el proyecto.

La explicación o demostración, verdadero mecanismo probatorio de la tesis planteada en el punto anterior es de redacción mas compleja por que este texto debe estar articulado en forma lógica, de acuerdo al objetivo del proyecto. En efecto, si el estudio apunta a una descripción de un objeto de estudio al que se ha explorado, el texto será fundamentalmente discursivo, enunciativo de cualidades y propiedades. En cambio, si el estudio se ha propuesto profundizar en las relaciones causales de la producción de tal o cual fenómeno, hecho o proceso, es decir explicar por qué causas se generan tales consecuencias o en la verificación de alguna situación o en una o mas correlación entre fenómenos (por ejemplo, elevado ausentismo en las clases de física a causa de la dificultad de comprender las exposiciones del profesor), el escrito deberá guardar un encadenamiento lógico asociado a la producción del fenómeno estudiado.

Insistimos, la demostración es la estructura lógica que el autor del proyecto construye para probar la proposición. Por esa razón es la parte del texto menos "recetable", ya que existe una infinita variedad de situaciones y de hechos a los cuales caben explicaciones y sobre los cuales se busca emitir una demostración. Quizás sólo una recomendación sea válida: esta parte del texto debe guardar una lógica paralela a la del fenómeno estudiado. Por dicho motivo la redacción de esta parte es lo mas alejado de una novela o cuento que se pueda concebir, textos en los cuales se puede fantasear e imaginar situaciones insólitas, y dejarlas planteadas sin explicación alguna. Los ejes conceptuales de la demostración son la unidad de criterio (evitando la dispersión y la ambigüedad), la profundidad (evitando las trivialidades, los prejuicios y las opiniones sin fundamento) y la originalidad. Muy probablemente ésta sea la parte del proyecto que mas veces será releída y corregida hasta obtener un texto satisfactorio.

La conclusión, verdadera coronación del proyecto, es nada menos que la proposición ya transformada en verdad por la demostración. Esto es así aún para proposiciones tan simples como "hay poca bibliografía en la Biblioteca de la UNAM sobre super computadoras". Los aspectos más destacables de esta parte del texto son: síntesis, importancia, lógica y originalidad.

Estas consideraciones son apenas rasgos introductorios a cuestiones que deben ser profundizadas con bibliografía específica, parte de la cual es citada al final del presente apunte. Muchos alumnos quieren recurrir a viejos libros de gramática, lengua y redacción utilizados en la escuela secundaria, es mejor consultar estilos, libros y autores un tanto particulares en el tema o por lo menos actualizados. Enhorabuena. Nunca es tarde para mejorar nuestra expresión idiomática y escrita. El español es una de las más hermosas y ricas lenguas de la humanidad y su buen uso es una poderosa herramienta para abrir posibilidades culturales, intelectuales y profesionales de todo hispanohablante.

Bibliografía.

ECO, UMBERTO. (1977). Cómo se hace una tesis. Barcelona: GEDISA EditorialL.

SAMAJA, J. (1993). Epistemología y Metodología. Buenos Aires: EUDEBA.

SAMPIERI, R., et. al. ( 2001). Metodología de la investigación. México: McGraw Hill.

TABORGA, H. (1998). Cómo hacer una tesis. México: Grijalbo.