Desde las Tradiciones a la actualidad en Investigación

V. Suárez.


El inicio del debate.

“La ciencia no es posesión de la verdad, sino búsqueda incesante, crítica sin concesiones de la misma.”

El ser humano, definido como “animal racional”, hace uso de su diferencia específica para conocer el mundo y tomar ciertas actitudes y posturas ante los hechos y los objetos. Desde Aristóteles y Platón siempre existen controversias en cualquier materia. 

Por ejemplo, en sociología tenemos el problema entre el orden positivista y el cambio marxista. En educación las ideas de Weber contra  las de Durkhaim; como se verá a lo largo de estos apuntes, la investigación en ciencias sociales y humanas presenta la misma sintomatología; existe la contraposición entre la hermenéutica y el positivismo o bien, entre la investigación cualitativa y la cuantitativa. Sin embargo, no siempre fue así. Existen en el desarrollo de la humanidad períodos de gran avance y revolución, así como individuos por generación que son los líderes de esos movimientos. 

Las ciencias sociales y humanas nacen de manera global en el siglo XIX (aunque sus antecedentes provienen del siglo XVIII), en estos momentos de búsqueda de estabilidad social y política. La historia, la sociología, la política, la economía, la psicología nacen con un problema de identidad. ¿Son o no son ciencias? 

Esta es la primera polémica a tratar, en seguida se presenta el problema de la metodología, métodos y técnicas a usar para la investigación. Antes de pasar a las dos grandes tendencias de la investigación en ciencias sociales y humanas, es necesario conocer los orígenes de nuestros entorno actual; la tradición aristotélica, y la tradición galileana.

La tradición aristotélica: la explicación teleológica.

Aristóteles (384-322 a.C.) fue uno de los pensadores más grandes de todos los tiempos. Su trabajo en ciencias naturales y sociales ha influenciado prácticamente todas las áreas del pensamiento moderno. Una de sus contribuciones más importantes fue definir y clasificar las distintas ramas del conocimiento, la física, la metafísica, la psicología, la retórica, la poesía, la lógica. Además, es el precursor de una de las tradiciones en investigación. 

Según Aristóteles, en primer lugar se da la observación de los fenómenos y para lograr una explicación de orden científico, se debe dar una razón del fenómeno, siendo este el segundo paso. Es ahí donde se centra la tradición aristotélica. 

Observación del fenómeno
nos lleva a la
Explicación del fenómeno

La explicación científica tiene dos etapas: la inducción y la deducción. En la primera, se obtienen principios explicativos a partir de los fenómenos. En la segunda, se deducen enunciados de los fenómenos a partir de las premisas que se contengan en los principios explicativos. Además, Aristóteles exige una relación causal entre las premisas y la conclusión del silogismo. La causa de un fenómeno tiene cuatro aspectos: la causa formal, la causa material, la causa eficiente y la causa final. 

La diferencia en este aspecto radica en la causa final o teleológica, porque los seguidores de Pitágoras esgrimían las causas formales como razón de las cosas y los atomistas, la material y eficiente. No, para Aristóteles era necesario decir el “porque” de los fenómenos. Este acento es el que permitió sobrevivir a su tradición hasta encontrar ecos en la era moderna, con diferencias obvias por causas tecnológicas y cognoscitivas.

La tradición galileana o la explicación causal.

A través de los siglos, diferentes pensadores y filósofos agregan, discuten y critican el método inductivo-deductivo de Aristóteles y de ese modo, se transforma en el siglo XVI, el mundo aristotélico de las sustancias, en un mundo regido por leyes. 

En este Renacimiento tardío y la época del Barroco, las condiciones sociales y culturales estaban maduras para la “anábasis de Descartes”. Esto es, la concepción de un mundo visible, cuyo centro es el hombre. Los científicos ya no buscan el “porque” y “para que” de los fenómenos, sino sus “comos” prácticos, que den satisfacción a las necesidades del hombre. 

Aparece un método nuevo científico que rige los requisitos para dar una explicación científica. En este cambio, influyen los humanistas al rescatar la tradición pitagórico-platonista. También influye Galileo; por ejemplo, al cambiar las explicaciones cualitativas de Aristóteles por las matemáticas de Arquímedes. Otro factor es el cambio social que representa el nacimiento de la burguesía. Con un gusto cultural secular y un sentido positivista de los hechos. 

Todo un grupo de científicos como Copernico, Bacon, Leonardo da Vinci, que descubren las relaciones matemáticas que rigen los fenómenos o bien, sistematizan el conocimiento. Ahora, los principios rescatados de los griegos y esgrimidos por Galileo, son el valor de la abstracción y las idealización de la ciencia (por ejemplo su trabajo con el péndulo ideal) y todo esto, seguido por hipótesis causales y el llamado análisis experimental. 

Según Kant, esta tradición hace que los fenómenos giren en  torno al entendimiento y es así, como se descubre que son los fenómenos.

Plataforma

“La ciencia de hoy, no es ya la ciencia clásica”. I. Prigogine. 

El objetivo de la investigación es la creación de un conocimiento, en primera instancia. Para lograrlo, se deben seguir ciertos lineamientos. Es necesario para la comprensión de estos apuntes, presentar los siguientes términos: 

Conceptos. 

Los conceptos de metodología y método no son sinónimos, así como método y técnica son diferentes. En educación, se utiliza actualmente, una serie de métodos distintos que permiten conocer la realidad educativa, el hecho educativo. Por cierto, el hecho educativo es estudiado desde distintos ángulos, aristas y niveles. De acuerdo a los “Cuadernos de Estados del Conocimiento”, el hecho educativo puede estudiarse desde seis grandes divisiones en nuestro país:
  1. Sujetos de la educación y formación docente.

  2. Procesos de enseñanza y aprendizaje.

  3. Procesos curriculares, institucionales y organizacionales.

  4. Educación, sociedad, cultura y políticas educativas.

  5. Educación no formal, de adultos y popular.

  6. Teoría, campo e historia de la educación.

De acuerdo a Iñaki Dendaluce los temas de la investigación educativa son: paradigmas, diseños, medición, estadística e informática aplicada a educación, y los fines de la investigación educativa que se acercan al hecho educativo, pueden ser tipificados como: investigación-acción, investigación participante, investigación evaluativa, investigación en el aula, etc. 

El problema del método. 

Pero, regresando a la cuestión del método; algunos autores aceptan como único camino, el científico-experimental-hipotético-deductivo; gran error, si este fuera el único método, para usar en todas las ciencias. 

Este método no causa ninguna polémica cuando se habla de ciencias naturales o físico-naturales. El corte de este método es positivista. En el ámbito de las ciencias humanas, al principio se usaron los conceptos y métodos de las ciencias naturales, incluso actualmente, hay serias corrientes que lo hacen. Puede decirse que había un paradigma único que prevaleció durante mucho tiempo. 

Es posible que los investigadores en ciencias humanas, debido a que sus disciplinas avanzan más lentamente que las ciencias exactas, copiaran y todavía copien sus procedimientos. 

Sin embargo, sobrevino un cambio a través del tiempo. El método científico aplicado a las ciencias sociales  ha ido recibiendo cada vez más ataques.  Cuando más cerca se está de la acción concreta en un contexto concreto con condiciones concretas, más ajenos pueden parecer las búsquedas de leyes y teorías generales, y los formalismos de metodologías de investigación científico-experimental. En ciencias sociales y humanas, se investiga para aprender de la evolución de un caso concreto, para entender situaciones específicas, para describir dinámicamente lo que está sucediendo, para explicar los influjos mutuos de los componentes y los factores de una situación, para ver las consecuencias de ciertas intervenciones, etc. En otras palabras:

  1. ¿Cómo entender el dinamismo de los fenómenos?

  2. ¿Cómo tomar en cuenta las condiciones sociales e históricas en la observación de un fenómeno? Las ciencias humanas se desarrollan sobre un ambiente.

  3. ¿Cómo definir y hacer operativa la objetividad? 

Esto nos lleva a poder afirmar que el nuevo paradigma es el de la pluralidad de métodos, aun dentro del método empírico-experimental. Sin embargo esto no es general y por eso existe la polémica, aún en nuestros días. El problema no existe sólo entre científicos sociales y físico-naturales, sino que el primer grupo aún no se pone de acuerdo sobre las características del método. La escisión entre positivistas y weberianos parece, a primera vista, haber creado una dicotomía metodológica. El problema no se da únicamente a nivel teoría o metodología, sino que alcanza la identificación de métodos y técnicas, como ya se podía presumir.

 

Tendencias positivista-cuantitativas

"Scientia et potentia in idem coincidunt". Bacon.

Antecedentes.

Auguste Comte se considera el primer representante del positivismo. El exhortaba el uso de las ciencias naturales en el estudio de la vida social. Comte es conocido por su “Ley de las tres etapas”. Las premisas epistemológicas que presentan son:

Comte dice que “el dogma general de la invariabilidad de las leyes físicas es el verdadero espíritu del positivismo”. Al proponer este camino, el positivismo se vuelve irreverente en su tiempo, porque ataca las ideas religiosas de la época, en realidad Comte quiere que el hombre salga de su estado metafísico y religioso en el cual encuentra respuestas a sus dudas en un poder superior que en ocasiones es inescrutable. 

Si se desea que las ciencias humanas funcionen como ciencias exactas se requiere del proceso científico. El relativismo que se sustenta es metodológico, debido a que se requiere de un proceso científico para conocer los fenómenos de la estática y dinámica social. Al mismo tiempo el relativismo propone una armonía entre los subjetivo y lo objetivo, es decir el método y el contenido, esto se debe a la interpretación del desarrollo social como desarrollo intelectual. Los conceptos del positivismo son relativos porque toda realidad es relativa. El positivismo da tres principios generales para la ciencia: la unidad de la ciencia, la utilización de una metodología de investigación absoluta para todas las ciencias y el encuentro de leyes generales. 

Por cierto, esta tendencia también es conocida como positivismo decimonónico; además de Comte, otro representante es J. Stuart Mill. Es obvio que a través del tiempo, se han sumado otros autores o corrientes pospositivistas. 

Relación positivista entre sujeto y objeto. 

Existen factores, que en muchas ocasiones al hacer investigación, no se toman en cuenta.  Se da por sentada una perspectiva y se trabaja de esa manera. Sin embargo, la relación entre el investigador y el hecho investigado, entre el observador y lo observado presenta serias problemáticas al ser analizada. 

La tesis de corte positivista nos dice que no existe una relación entre ambas. Su contraparte afirma esa relación. 

Esta concepción toma en cuenta la objetividad como bandera. La ciencia se construye a partir de la observación directa, de la comprobación y de la experiencia. Esa observación y experiencia tiene un derrotero. Obsérvese el diagrama.

Observación

 

 

Origen del conocimiento

Asociación del conocimiento

Método, Reproductividad

Mi experiencia

La experiencia

Datos numéricos

Establecimiento de leyes

 

 

Estos procedimientos deben ser hechos de manera neutra y como ya dije objetiva. El bagaje personal del observador y su subjetividad son anuladas totalmente. La idea es creer en la existencia de un mundo real, donde el sujeto es externo a él. De hecho, el positivismo declara cuatro principios para la investigación.

  1. Se rechaza cualquier proposición que no tenga correspondencia con los hechos comprobados.

  2. No existe diferencia entre el hecho y su significancia o esencia.

  3. Los juicios de valor sin apoyo científico son inaceptables.

  4. La observación sistemática valida el conocimiento. 

La perspectiva científico cuantitativa que sigue estos preceptos nos dice: se debe utilizar un método hipotético-deductivo, los estudios deben considerar grandes muestras de sujetos que se acomoden a un estudio probabilístico, se deben aplicar tests, es obvio que el investigador es un sujeto externo al objeto en estudio, se utilizan técnicas estadísticas en el análisis de resultados y los resultados se deben generalizar. Más adelante se amplia esta información.

Racionalismo crítico.

En la década de los 20, la lógica se une al positivismo y se obtiene el positivismo lógico. Algunos de sus representantes son Bertrand Russel, el neopositivismo del Círculo de Viena. Esta corriente acepta como científico, al análisis que trabaje con una relación lógica-matemática y una verificación empírica; esto se denomina filosofía analítica.

R. Carnap. (1958). 

El es un representante de la ideas del Círculo de Viena. Propone un lenguaje universal científico (fisicalismo) para superar la pseudociencia y cualquier afirmación debe ser verificada empíricamente. Los enunciados generales se pueden fundamentar probabilísticamente por medio de la lógica inductiva. Sin embargo, junto con O. Neurath, tratará de fundamentar la sociología. 

K. Popper.  (1980, 1984). 

No admite las ideas de Carnap. Pregunta ¿como lograr un lenguaje universal, acaso no dependería del lenguaje cotidiano? Y en cuanto a la verificabilidad, esta destruiría las consideraciones metafísicas y el conocimiento científico natural. Esto se debe a que al mayoría de estos principios no pueden ser verificados empíricamente. Por supuesto, esto traería como colación que las ciencias sociales son pseudociencias. El afirma que es verdad, los enunciados científicos tienen valor hipotético y por ende requieren de comprobación. Dado que esta no puede ser comprobada en todos los casos, es mejor descubrir la falsificación. Es necesario falsear probabilísticamente los enunciados. Si las hipótesis que resulten son falsas, también lo es la teoría. En caso contrario, la teoría es cierta temporalmente, es decir, en caso de que una hipótesis resista los intentos de falsificación, será aceptada como científica provisionalmente. De esta manera, la ciencia se torna de inductiva en deductiva. Por lo anterior, es que Popper dice que este es el método científico al que se deben someter las ciencias sociales. Se ha establecido con estas ideas, un monismo metodológico nuevamente. Sus ideas tienen un matiz empírico, normativista y racionalista; por eso, una teoría es superada por otra de nivel mayor de universalidad.

Modelo nomológico deductivo.

La filosofía analítica (1942) es fundamentalmente un esquema explicativo causal y su pretensión es su aplicación a la historia. Hempel  es el principal representante. Sus ideas se refieren a definir una ley como una implicación universal o una correlación probabilística, sin embargo, la cuestión es la universalidad de la necesidad. Existe una diferencia entre la verdad universal y la verdad universal accidental. El tratamiento positivista de falta de leyes de los fenómenos históricos se basa en dos ideas:

El método experimental.

El postulado básico del positivismo es que el modelo de investigación usado en las ciencias naturales es ideal para las ciencias humanas. Sus características actuales son: la elaboración e implementación de planes estrictos, la implementación de procedimientos de recolección de datos cuantificables y medibles, la observación objetiva del fenómeno. El tratamiento estadístico de los datos y el establecimiento de leyes de alcance general. Observe el siguiente diagrama:

 

Hechos establecidos por la observación.

t

Inducción

t

Leyes y teoría.

t

Deducción.

t

Predicciones y explicaciones.

 

La ciencia progresa por medio de la observación de los hechos y un proceso inductivo.Esto permite la construcción del cuerpo científico, es decir la construcción de leyes y teorías. Su generalización depende directamente de la observación y la experimentación. De este modo, es posible predecir un hecho, controlarlo o simplemente explicarlo. Esto es un proceso deductivo.

Critica al método experimental.  

Al seguir estrictamente este método, el investigador se topa con algunos problemas. Al dar explicaciones causales, se ignora la complejidad y variabilidad de los factores de la actividad humana. Al neutralizar las variables indeseables de una muestra, los resultados obtenidos no son generalizables, carecen del valor de la particularización. De hecho, llegar a obtener la muestra ideal, representa serias dificultades y en ocasiones es imposible de lograr. El proceso de observación es largo en ocasiones, porque las variables independientes sociales y humanas pueden tomar valores muy disímbolos. 

Lo anterior conlleva problemas de exactitud y objetividad relativa. Los costos de la investigación pueden salir de control. Se requiere mayor capacitación en los observadores, procedimientos estadísticos más rigurosos y recurrentes. 

Por ejemplo, el uso de tests psicométricos parecería cumplir con el corte positivista. Pero, los resultados que arroja pueden ser totalmente engañosos. Entonces, se apela a otras técnicas, entrevista personal, la escucha clínica, el análisis de expectativas de sujetos. Esto nos lleva a cierta unificación, o al uso de una paradigma realmente universal.

 

Tendencias humanístico-cualitativas.

“El mundo es incognosible y mi conocimiento es fenomenológico”. Kant.

Antecedentes.

Son numerosos los autores y las corrientes que se contraponen a los enunciados anteriores. Una de las razones más profundas de crítica es que el positivismo en sus versiones más extremas denigra la dignidad humana. Su mecanicismo, reduccionismo y determinismo (términos que estudiaremos más adelante), excluyen conceptos de libertad, individualidad y responsabilidad moral. 

Al mismo tiempo del positivismo, se fraguaba una corriente contraria: la hermenéutica. Esta nació en Alemania y algunos de sus representantes son: Droysen, Dlithey, Weber. También se dio fuera de Alemania, con el inglés Collingwood y el italiano Croce. En realidad, tienen ideas particulares sobre la metodología de la ciencia, pero son homogéneos en concepción antipositivista. Todos ellos rechazan el monismo metodológico, el canon físico-matemático como regulador de las ciencias sociales; rechazo del reduccionismo, causalismo del positivismo. Observemos algunas de sus concepciones: 

  1. Droysen. Es el primero que distingue entre explicación y comprensión. Donde, el comprender es propio de la metodología de las ciencias sociales y el explicar de las ciencias naturales. 

  2. Dilthey. Nos dice que las ciencias sociales como la historia, comprenden hechos particulares, mientras que las ciencias naturales formulan leyes generales. 

  3. Weber. Para él, la comprensión es el método de las ciencias cuyos objetos presenten una relación de valor, la cual no poseen los objetos de las ciencias naturales. 

En todas estas proposiciones existe una recuperación de la tradición aristotélica. De cualquier modo, esta polémica no deja perdedores, porque a través de la historia, diferentes pensadores seguirán ambas corriente y tradiciones. 

Relación antipositivista entre sujeto y objeto. 

El positivismo ve la relación entre sujeto y objeto inexistente. Al contrario, las ciencias humanas creen firmemente que existe la relación. Algunas corrientes humanistas que lo apoyan son: la fenomenología, el interaccionismo simbólico, la aproximación dialéctica, el existencialismo, la psicología humanista, el pensamiento singular, la etnometodología. Todas estas concepciones proponen una relación directa entre el sujeto y el objeto. Sin ella, es imposible acudir a la peculiaridad de las ciencias sociales. La investigación se volvería improcedente y sus alcances “generales” positivistas dejarían pasar por alto la realidad de lo particular. A continuación, transcribo algunos argumentos que sostienen estas concepciones:

El interaccionismo simbólico. 

Es también conocido como “teoría del actor”. Esto significa que el sujeto actúa en función de la conducta esperada del otro. Esto es entrar en el terreno de la subjetividad. El sujeto está “cargado” con sus experiencias vividas y a través de ellas es como se aprecia el exterior. Su raíz proviene de Weber y su comprensión de la acción social.

La aproximación dialéctica.

Interrelaciona la subjetividad del agente con el hecho concreto.  Las contradicciones constituyen la base de los problemas reales. La sociedad humana no se compone de una serie de ingredientes mecánicamente interrelacionados, la realidad social es el proceso de cambio inherente a un juego de relaciones determinado. 

El pensamiento singular. 

Ideas generadas por C. Descamps y heterogénea a la fenomenología. Los fenómenos deben interrogarse en su complejidad, contingencia y su multidimensionalidad. Se debe captar las singularidades, la afectividad de los sujetos de manera racional.

La etnometodología. 

Trata de actividades prácticas, de circunstancias prácticas y razonamientos sociológicos prácticos como temas de estudio empírico. En lugar de estudiar hechos extraordinarios, se dedica al estudio de actividades de género cotidiano. Como, la gente, le da sentido a su mundo. Se trata entonces, de comprender el fenómeno “desde dentro”.

Teoría crítica del conocimiento.

Para la corriente del racionalismo crítico aparece en contraposición la Escuela de Frankfurt y su modelo denominado Teoría Crítica de la Sociedad. Ellos siguen una línea hegeliano-marxista-freudiana y proporcionan una teoría dirigida a lograr una sociedad buena, humana y racional. Su principal representante es Horkheimer, y otros de sus seguidores son: Marcuse, Fromm, Polloch. 

Esta teoría toma en cuenta el papel de la burguesía, el apego de la ciencia galileana a las condiciones socioeconómicas y ligas al desarrollo industrial. También toman en cuenta el papel de la observación, aunque no es primordial como fuente del conocimiento. 

El racionalismo reduce la ciencia a cuestiones lógico-epistemológicas y la teoría critica quiere ir más allá de las afirmaciones de Popper. Existe una confrontación entre Popper y  T. Adorno, que se dio en 1961 en el congreso de la Sociedad Alemana de Sociología. Las ideas de Adorno se refieren a los siguientes puntos:

  1. Origen del conocimiento. Al principio de la ciencia no se encuentra el problema mental, sino el real, es decir, la contradicción. El inicio de las ciencias sociales está en las contradicciones sociales.

  2. El método científico. Este debe ser único, pero, además de tomar en cuenta la realidad de los hechos, debe ir más allá del fenómeno y su objetividad. La razón debe mantener una autonomía respecto de los hechos. 

  3. La objetividad de la ciencia. Sí, la objetividad se puede dar en la falsificación y en la lógica científica pero, no se deben dejar de lado las peculiaridades de las ciencias humanas y sociales. La sociedad no puede concebirse como un objeto más, dada su subjetividad. 

  4. El interés de la ciencia social. Su interés es la emancipación, la supresión de la injusticia social, la búsqueda de una sociedad buena y racional y el desarrollo de la realidad.

La intencionalidad.

En contra de las explicaciones de la filosofía analítica, se encuentran las nociones de intencionalidad. Veamos:

W. Dray.   

En relación a la historia, nos dice que no puede fundamentarse en leyes generales, sino que se debe comprender el fenómeno, demostrar que el proceder del mismo, fue racional en su tiempo y espacio. Sin embargo, parece que su punto de vista olvida los puntos de empatía y de la comprensión. 

G. H. von Wright.  

Propone el silogismo práctico como modelo de explicación teleológica para la historia y las ciencias sociales y el modelo de explicación causal para las ciencias naturales. El silogismo práctico consiste en: 

Los positivista deberían comprender que en las ciencias sociales, el interés es comprender los fines y motivos por los que acontece un hecho; lo que es distinto de una explicación causal y así, los métodos se complementarían adecuadamente. 

Así como el positivismo propone el método científico, con algunas proposiciones de carácter general, las ciencias humanas tienen una proposición genérica que es el método clínico que nos conduce hacia las metodologías cualitativas.

El método clínico.

Las ciencias sociales se oponen a las consideraciones del método científico por razones que consideran las particularidades de su objeto de estudio: la conducta humana. 

Entonces, se debe buscar o crear una metodología propia que no conduzca a errores por generalización y que no promueva la discordancia entre leyes y resultados en su aplicación práctica. Por el contrario, se deben tomar en cuenta las estructuras ideológicas y las raíces sociales y culturales, se debe tomar en cuenta la historia de los acontecimientos y sobre todo tomar en cuenta lo no cuantificable, es decir lo cualitativo del fenómeno. La metodología cualitativa, según J.S. Taylor y R. Bogdan (1984), tiene diez características esenciales.

  1. La investigación cualitativa es inductiva. El conocimiento se forma a través de la comprensión de los patrones de datos. No se sigue a una teoría prefijada.

  2. Los sujetos o grupos no son variables, son un todo. Se toma en cuenta su historia.

  3. El investigador sí causa reacciones sobe el objeto y debe tomarlas en cuenta. Es la observación participante.

  4. Se presa atención al significado social que los sujetos atribuyen al mundo que los rodea (interaccionismo simbólico).

  5. Nada se considera como verdad a priori, y los prejuicios propios no son puestos por delante.

  6. Todos los puntos de vista son importantes.

  7. Se sigue la corriente humanista, la expresión personal se toma en cuenta.

  8. Para aumentar la validez de la investigación se usan diferentes métodos en la investigación. No es necesario tomar en cuenta la repetividad del fenómeno.

  9. Todos los sujetos son igualmente dignos de estudio pero únicos.

  10. El investigador cualitativo puede crear su propia metodología.

Critica al método cualitativo.

Los datos que se obtienen en investigación cualitativa, no se expresan en números, sino en palabras, frases, relatos; es decir, un código flexible y menos riguroso. Pero, esto nos lleva al problema de la codificación y sistematización de la información. 

Otro problema es la obtención de ideas generales a partir de grupos particulares, nuevamente faltan medios de sistematización. Relacionado se encuentra el problema de la fiabilidad de la información, los sujetos pueden falsear la información consciente o inconscientemente, ellos pueden obrar sin buena fe en la “búsqueda de la verdad” del investigador. Esto es un problema de interpretación. 

Por lo tanto, la investigación antipositivista también tiene sus deficiencias. Por si misma no arrojaría datos concluyentes en todas las situaciones investigadas. Es necesario implementar asociaciones con otros métodos o incluir técnicas sistematizadoras que aumente el grado de validez. Es necesaria la articulación de ambas tendencias.

La situación actual

“La ciencia es una estrategia de reducción de la complejidad”. N. Luhmann.

Modelos postempiricistas vs procesuales.

El trabajo de Popper ha sido enriquecido en los 60 y 70 y se le denomina postempiricista.  Kuhn (1980, 1983) Su ámbito es la Sociología de la Ciencia. Por lo tanto, su proceso es histórico y global. Son importantes  los paradigmas de este tipo para él. Sneed (1971), trata de formalizar la estructura de la ciencia. Una teoría se sustituye cuando falla en el campo paradigmático propio o aparece otra con un campo de aplicaciones más amplio. 

A Lakatos (1975, 1983) Introduce el concepto de “programa de investigación” en el falsacionismo de Popper, esto es, ve la ciencia más compleja, ante una teoría o una hipótesis no se procede a su falsificación porque los científicos parecen volverla invulnerable. Por lo tanto, no es tan sencillo hacer ciencia verdadera. Un programa de investigación es válido mientras siga arrojando resultados válidos.

¿Articulación? 

La complejidad es el rasgo general que forma la realidad, desde lo inanimado a lo viviente, desde lo humano hasta lo social. Las metodologías de la ciencia como se habían mostrado, escondían la complejidad real. Existe una total divergencia entre la realidad y las ciencias. 

De cualquier modo, parece que en el momento actual se da una comunión de ideas, según algunos autores, el pensamiento científico de los 70 y 80 está claramente marcado por el pensamiento clínico. Por ejemplo, Huberman (1986) afirma que la metodología cualitativa y la cuantitativa no deben seguir oponiéndose. Ciertamente, las técnicas aún serán particulares, pero, la metodología debe ser general. En el marco cuantitativo, se perciben los límites del operacionalismo clásico y de la medición puramente matemática y se está dispuesto a usar procedimientos cualitativos. En el enfoque cualitativo, se diversifican las posiciones teóricas y epistemológicas. Se cuestiona el empirismo idealista. Se inclina a problemas metodológicos no considerados como el muestreo y la generalización. A continuación, estudiemos algunas propuestas de estudiosos del área. 

  1. Weber. Propone una explicación comprensiva y una comprensión explicativa. Es decir una sociología comprensiva. 

  2. Campbell. Revaloriza sus ideas positivistas y las complementa con la perspectiva cualitativa. La ciencia depende casi totalmente de la evidencia cualitativa y del reconocimiento del sentido común. 

  3. Cook, Richard. Las diferentes tendencias no están reñidas entre sí. La polémica está viciada de raíz. No es lo mismo método que paradigma. Se dice que ambos paradigmas son opuestos. Se oculta el uso conjunto.

Tentativas de conciliación.

En el marco de la evaluación escolar, por ejemplo, se trata de conciliar los dos puntos de vista.

Investigación de corte positivista.

La metodología experimental trata de cambiar para ajustarse a las necesidades reales de la investigación en ciencias sociales y humanas. Veamos algunas ilustraciones de estas perspectivas:

  1. La programación en la gestión experimental. F. Duquesne y  Y. Tourneur (1985), experimentan con la informatización parcial o completa de la investigación. Se introduce el uso de computadoras en la gestión de algunas etapas del proyecto, por ejemplo, en la presentación de los estímulos, la medición, el registro de datos, el tratamiento y análisis de datos.

  2. El estudio de la generalización controla los errores de medición. El objeto es saber si los datos obtenidos pueden ser realmente generalizados o no. Se pretende tomar en cuenta la pluralidad de las fuentes de variación, las que dependen del observado, las que dependen del observador y las que dependen de los temas, así como sus interrelaciones. El fundamento de este método es el análisis de variancia. 

  3. La medida de la confianza se incluye en le campo de la investigación pedagógica. Es un modo particular de respuesta a ítems o tests y un modo especial de notación de estas respuesta en el sentido de que se pide al examinado que dé el grado de certeza en cuanto a la exactitud de sus respuestas. En el momento de la corrección se da más crédito a una respuesta correcta emitida computadora seguridad que a una respuesta correcta dada con vacilación. Las respuestas erróneas seguras son castigadas severamente. Se desea tomar en cuenta a la autoestima del sujeto.

Esquema de desarrollo.

Un trabajo de corte positivista se presenta en diferentes espacios o formas. Tesis de licenciatura, maestría, doctorado; memorias de congresos, seminarios; reportes de investigación en publicaciones de divulgación, etcétera. El esquema podría ser el siguiente: 

Introducción. Está compuesta por una Justificación del trabajo y los objetivos del mismo. La primera parte señala la importancia del trabajo, social, teórica, política. Es el “porque” del trabajo. Los objetivos son las metas a alcanzar, vgr: desarrollar nuevos conceptos y categorías, despejar el horizonte en un tema no abordado, dar una nueva interpretación a un tema conocido, ofrecer escenarios o tendencias sobe un tema, etcétera. 

Obviamente se tiene una tabla de contenidos, conclusiones y bibliografía.

Investigación de corte cualitativo.

El hecho de existir desorden en los datos cualitativos no impide pensar ordenadamente. Sí, se sabe que la complejidad del hecho social es grande, por eso se debe tener cuidado en el desarrollo de la investigación. La dificultad reside en encontrar medios que permitan integrar los datos fenomenológicos salvaguardando su cualidades de rigor positivista. Existen tentativas de recogida y tratamiento de datos que pueden arrojar resultados adecuados. 

Reducción y representación gráfica.

Según Huberman y Miles, los problemas del investigador cualitativo son: la codificación de los datos, la integración de datos, la reducción de datos, la representación gráfica y la verificación de conclusiones. Dos de ellas pueden ser atendidas de la siguiente manera: 

Para reducir los datos, se hace un desglose, ensamblaje y estructuración de acuerdo a reglas de decisión. Sin embargo, no se deben provocar estragos o simplificar exageradamente. 

En cuanto a la representación gráfica se utilizan procesos iterativos, es decir, los datos recogidos y analizados, deben dar lugar a nuevos datos y así sucesivamente hasta obtener una forma final coherente que será comprobada por medios de control múltiples. 

El modelo de evaluación respondiente de R. Stake.  Es eficaz en la evaluación de una investigación acción. Da prioridad a la descripción, en la que se tiene en cuenta la ambigüedad.  

El análisis factorial de las correspondencias de J.P. Benzécri. Analiza la estructura de la dependencia entre dos grupos de caracteres cualitativos y de descubrir los vínculos interesantes. De hecho, se estudia la dispersión de la nube de datos por la métrica del x2 y se examinan las proximidades y las diferencias. Es un método esencialmente descriptivo al situar los datos en un espacio de débil dimensión con una mínima pérdida de información. 

Validación e interpretación. 

Debido a la complejidad del hecho educativo, es fácil caer en la subjetividad dominante. La investigación cualitativa toma en cuenta, desde diversos ángulos, esta subjetividad; sin embargo, la cientificidad de la investigación requiere cierta medida o balance entre objetividad y subjetividad. Las ciencias naturales manejan conceptos de generalización, fidelidad y validez. Todas ellas de alguna manera, se dan en la relación de la repetición y estabilidad de la observación y del uso de pruebas estadísticas. En ciencias humanas la repetitividad es difícil de encontrar. Cada caso es único. Algunos investigadores afirman que la evolución del hecho permite la generalización hacia el futuro. En las perspectivas contemporáneas, se busca una investigación cualitativa más científica, en esta búsqueda se utilizan medidas de validación técnica y de validación significativa. 

1. Validez técnica a través de la triangulación. 

La triangulación o aproximación por métodos múltiples es el uso de dos o más métodos en la recogida de datos  en el estudio de la conducta humana. Es el intento de alcanzar la riqueza y complejidad de la conducta humana estudiándola bajo más de un punto de vista. La triangulación puede aplicar técnicas contrastantes. L. Cohen y  L. Manion distinguen varios tipos de triangulación. 

2. Validez de significancia. 

Aquí se comprueba el valor informativo de los datos con los sujetos implicados. Se verifica que los datos que se derivan del empleo de un instrumento son realmente el resultado de la comprensión del sujeto y de la percepción que producen en él. Esta se efectuará en dos planos: denotación y connotación. En el primero se pregunta: 

En el segundo caso el investigador aclarará lo percibido, las explicaciones, los sentimientos del sujeto respecto a los acontecimientos relatados o de los ítems propuestos.

Esquema de desarrollo. 

Un trabajo de corte cualitativo se presenta en los mismo espacios o formas de un trabajo de corte positivista. Tesis, memorias, reportes de investigación, etcétera. El esquema es similar al de los trabajos de corte positivista. Se busca también la construcción de conocimiento y los fines pueden ser tanto explicativos como descriptivos, aunque por el origen se tiende a la descripción y comprensión en primer lugar. 

Existe una introducción, una justificación del trabajo. Los objetivos no existen o no se explicitan. Tampoco existen hipótesis. La metodología puede ser clara, conocida o ser creada exclusivamente para ese problema en particular. Finalmente las conclusiones pueden ser relevantes o no, lo importante fue la descripción del caso. Además, recuérdese que la teoría se dará una vez terminada la investigación.